RSS

1er Cinco minutos - 365 oportunidades

Mi hijo muy querido

Deseaba con toda el alma que su padre lo mirara, lo saludara, o le dijera algo. Pero siempre cuando llegaba del trabajo ni lo registraba, ni notaba su presencia, no le dirigía la palabra. Su padre al llegar simplemente encendía el televisor y desaparecía nuevamente. Su cuerpo estaba ahí, pero su mente estaba bien lejos de su hijo.
Deseaba alguna vez escuchar que lo amaba, que lo quería, que lo apreciaba. O tan solo con un abrazo, sentirse amado.

Juan Bautista predicaba, diciendo: Detrás de mí vendrá el que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de ponerme a sus pies para desatar la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo”. En aquellos días, Jesús llegó desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y al salir del agua, vio que los cielos se abrían y que el Espíritu Santo descendía sobre él como una paloma; y una voz desde el cielo dijo: “Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo puesta toda mi predilección”. Mc 1, 7-11

Dios no es un dios lejano, ni frío. Dios es un dios que muestra su ternura, que ama, porque simplemente es amor. Dios es Padre, un padre que ve a su pueblo, que escucha los gritos de dolor y que baja a salvarnos. Dios no es un padre ausente, ni un padre virtual. Dios es un padre siempre presente, desde el principio hasta el fin. Dios es un padre que acompaña, aún en la soledad del desierto.
Pero cuánto nos cuesta comprender que Dios nos ama. Cuánto nos cuesta entender que él está a nuestro lado. Nos cuesta abrir nuestro corazón al amor de Dios. Estamos heridos, heridos por relaciones paternas frías y distantes. Heridos por la falta de amor de nuestros padres, o nuestros seres queridos. Heridos por amores no correspondidos, heridos por el temor a amar y no ser amados. Heridos y paralizados. Es entonces que el Espíritu desciende sobre nuestra vida herida, sobre nuestros dolores y penas. Es entonces que el Espíritu baja como un río de agua viva, invitándonos a navegar en un mar de emociones. Es entonces que el Espíritu abre nuestros corazones de par en par, ventilando los pasillos de la memoria, quitando el polvo, empujándonos a la misión de amar a nuestros hermanos.
Jesús comienza su misión de la mejor manera. Jesús comienza su misión con el aliento del Padre, con las palabras del padre. Jesús se relaciona con Dios a través del amor. Dios se relaciona con Jesús a través del amor. La imagen del bautismo de Jesús, muestra a la trinidad en su esplendor. En este pasaje tan corto, encontramos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
“Este es mi hijo muy querido” le susurra Dios a Jesús. Pero no se lo dice solo a él. Se lo dice a cada uno de nosotros. Cada vez que caemos, nos dice: “Ánimo, ere mi hijo muy querido”. Cada vez que tenemos miedo, nos dice: “No temas, eres mi hijo muy querido. Cada vez que nos sentimos poco amados, nos repite: “Eres mi hijo muy amado”.
Ese es el modelo de Padre que tenemos que ser, ese es el modelo de hijo que tenemos que ser, ese es el modelo de sacerdote, pastor, maestros, gobernantes, jueces, policías.
Dios no ahorra su amor. No ahorremos nosotros nuestro amor, no dejemos de decirnos cuanto nos queremos, cuanto nos amamos, no dejemos de mirarnos a los ojos, no dejemos que la tecnología se interponga en nuestras realizaciones. No esperes que tu padre te diga te quiero, ve y díselo tú.

Dios no ahorra su amor, no ahorremos nosotros nuestro amor.

Andrés Nicolás Obregón

Etiquetas

Lucas Juan amor Jesús Adrían Romero Marcos 6 Marcos 1 canciones embarazo juan 20 parábola Eduardo Meana Películas alcoholismo autoengaño cuentos desilución despreciado esclavitudes paralisis resurrección Agua Viva Corintios Jeremías Juan 1 Juan 10 Lucas 9 Marcos 10 Marcos 7 Marcos 9 Mateo 25 Samuel bautismo creer en uno mismo culpa duelo fe imperfecto indiferencia intenta juan 15 lágrimas mediocres milagros navidad noviazgo oportunidad padre misericordioso parto pastor permanecer robo soledad testimonio violencia 1 Corintios 10 1 Juan 1 1 Juan 5 1 Pedro 4 2 tesalonicenses 3 Apocalipsis 22 Constanza Cordero David Deuteronomio 32 Egipto Elías Emaús Evangelio de Andrés Ezequiel Génesis Génesis 1 Hebreos 12 Hechos Hijo Prodigo Isaias 49 Isaias 66 Jairo José Juan 6 Juan 16 Juan 2 Juan 6 Lacas 1 Lucas 1 Lucas 10 Lucas 13 Lucas 15 Lucas 18 Lucas 19 Lucas 21 Luz Marcos 12 Marcos 16 Marcos 2 Marcos 4 Marcos 5 Marcos 8 Mateo Mateo 13 Mateo 14 Mateo 28 Mateo 3 Moisés Oseas 11 Pedro Rey Romano 13 Romanos 2 Salmo 17 Samaritana Tamar Tomás Zaqueo aborto agradecido amigo inoportuno anuncio apocalipsis arena atesorar año nuevo basura cambio de aceite carrera chicos de la calle comercio comida compartir creer decisión desafío descanso deseo despedidas difícil discernimiento dolares dolor domingo de ramos droga enamoramiento enojo escandalo escuela esfuerzo espíritu estigmas fallecimiento fama filipenses fin del mundo frutos futuro gloria hambre higuera huelga humildad impureza incredulo insistencia inundados joven rico juan 12 juan 3 justicia jóvenes llamado llenarnos de Dios llorar lucas 24 madre madurar marginado matrimonio mesías miedo moneda monopolios muerte multiplicación murmurar música niño noche novios oración palabras de afirmación pan pasado pasión pecado peces y panes perdon prejucios presencia profeta prostitución prójimo robar roca rápido sacrificio salvación samaritano sanación semilla servicio señales silencio sin sentido sindicatos sordomudo sueños suicidio talitá kum templo tesoro escondido tocar trabajo tranquilidad unión vasijas vid vida videos vivir vocación volver a empezar última cena